Familia Caprimulgidae

© Albin et al., 1713-1759. Caprimulgus. Vol 1: Lámina 10

Cosmopolita, 67 especies, 14 en Argentina, 12 en Misiones.

  1. AÑAPERO CASTAÑO – LUCORALIS SEMITORQUATUS
  2. AÑAPERO CHICO – CHORDEILES PUSILLUS
  3. ÑACUNDÁ – PODAGER NACUNDA/CHORDEILES NACUNDA
  4. CURIANGO – NYCTIDROMUS ALBICOLLIS
  5. ATAJACAMINOS OCELADO – NYCTIPHRYNUS OCELLATUS
  6. ATAJACAMINOS COLORADO – CAPRIMULGUS RUFUS
  7. ATAJACAMINOS OSCURO – CAPRIMULGUS SERICOCAUDATUS
  8. ATAJACAMINOS CHICO – CAPRIMULGUS PARVULUS
  9. ATAJACAMINOS TIJERA COMÚN – HYDROPSALIS TORQUATA©
  10. ATAJACAMINOS COLUDO – MACROPSALIS FORCIPATA
  11. ATAJACAMINOS DE ALAS NEGRAS – ELEOTHREPTUS ANOMALUS
  12. AÑAPERO BOREAL – CHORDEILES MINOR

GENERALIDADES

En Paraguay, el nombre guaraní Yvyja’u es usado para casi todos los atajacaminos, éste significa “que come o chupa tierra”. También en guaraní se usa Guyra Ate´ỹ (Pájaro haragán); Yvyja’u Jetapa (Atajacaminos Tijera) para Hydropsalis torquata; Guyra Tape (Pájaro del sendero o camino), Guyra Tavy (Pájaro bobo) y Guyra Kerana (Pájaro dormilón) para varias especies; y Guyra Ate´ỹ se usa comúnmente para todos los géneros, principalmente Caprimulgus, Nyctidromus e Hydropsalis.

Se los llama “chotacabras” por la creencia que beben leche de cabra por las noches (la palabra latina para chotacabras o cabra ordeñador es Caprimulgus). En el pasado, los pájaros que vuelan de noche, como los chotacabras, eran sospechosos de brujería.

Nocturnos y otros crepusculares. De día inmóviles en el suelo o en ramas, en posición horizontal

Vuelo quebrado y silencioso

2 huevos manchados en el suelo

Miméticos; Cabeza grande; Patas, pico y cuello cortos

Boca amplia rodeada de vibrisas. Ojos rojos de noche, reflejan la luz cuando son iluminados. Alas y cola largas.

DESCRIPCIÓN

La mayoría son pájaros de hábitos nocturnos o crepusculares. Producen sonidos deslumbrantes, extraños, que han sido rodeados de un halo de misterio que ha despertado el interés, y algunas veces miedo, en los hombres.

Dimorfismo sexual. Varias especies se identifican por el canto.

Son pájaros de entre 14-55 cm con enormes bocas, que siguen un modelo de color en su plumaje, piernas cortas y largas alas en su mayoría. Su apariencia críptica – con un plumaje que se colorea para asemejarse a la corteza o las hojas – se integra perfectamente en su hábitat y los hace muy difíciles de detectar durante el día, cuando se suelen esconder para dormir. Todos tienen una apariencia similar, pero cada familia tiene sus características peculiares tanto en su forma como en sus hábitats. Los colores de las plumas adoptan tonos de camuflaje natural: ocres, marrones y grises.

Se reconocen por sus enormes bocas, grandes ojos, iris marrón, piernas cortas y pies débiles. Plumaje suave de color gris-beige.

La cola de tamaño mediano, salvo en las hembras que se adornan con plumas largas ornamentales.

Los “parientes” más cercanos son los búhos, a los que se parecen, pero se diferencian en:

Pies y pico no son de rapaces, cabeza más plana con ojos localizados lateralmente más que en el disco facial frontal, Tarsos relativamente más cortos y largas colas.

Ampliamente distribuidos en el mundo, ausente en Nueva Zelanda.

© The New Encyclopaedia Britannica (1998)

© Guerin-Meneville, F. E. Caprimulgidae (1837); Lámina 83 

COMPORTAMIENTO

Su actividad limitada al crepúsculo o nocturna cuando hay suficiente iluminación (artificial o luna llena). Pocas son diurnas.

Se alimentan en vuelo, se posan en los tejados o ramas horizontales de los árboles.

No tienen competidores aéreos en cuanto a la caza de insectos nocturnos.

VOCALIZACIONES

Sonidos vocales y mecánicos. Utilizan diferentes tipos de llamadas dependiendo del contexto, pero la canción primaria, diferente para cada especie, parece ser el mecanismo más importante para el reconocimiento de la especie.

Aparte de las vocalizaciones muchas especies producen sonidos mecánicos como clap con las alas. Algunos vocalizan fundamentalmente en vuelo, otras especies cuando están posados, incluso tiene diferentes llamadas en vuelo o cuando se posan.

REPRODUCCIÓN

No construyen nido, depositan sus huevos directamente sobre el suelo. Huevos moteados de pardo. Incubación de al menos 19 días por los padres.

Los pichones son bastante precoces. Cubiertos con plumón amarronado liso o moteado, son alimentados por ambos padres, abren sus ojos y caminan el 1º día, saltan y corren al 3-4º día.

Vuelan a los 22-28 días. Dependen de la alimentación de sus padres hasta que comienzan a volar y son capaces de alimentarse por su cuenta a los 40-45 días.

BIBLIOGRAFÍA

Albin, Eleazar, Derham W. & Albin, Elizabeth (1731-1738). A natural history of birds: illustrated with a hundred and one copper plates, curiously engraven from the life. London, Printed for the author and sold by William Innys in St. Paul’s Church yard, John Clarke under the Royal-Exchange, Cornhill & John Brindley at the King’s Arms in New Bond-Street; Vol 1: 10

Azara, Félix de (1805). Apuntamientos para la Historia Natural de los Páxaros del Paragüay y Río de la Plata. Vol II: 523-527

Spix, J. B. von & Schmidt, M. (1824-1825). Avium species novae, quas in itinere per Brasiliam annis MDCCCXVII-MDCCCXX. Monachii, Typis Franc. Seraph. Hübschmanni, 1824-1825.

Guerin-Meneville, F. E. (1837). Magasin de zoologie. Paris, Lequien fils, 1832-1844?; Vol 7: Lámina 83

Gray, G. R., Mitchell, D. W., Hullmandel, Ch. J. & Walton (1849). The genera of birds: comprising their generic characters, a notice of the habits of each genus, and an extensive list of species referred to their several genera. London, Longman, Brown, Green, and Longmans; Vol 2: 43-51

DuCane Godman F. & Salvin, O. et al. (1879-1915). Biologia Centrali-Americana: zoology, botany and archaeology. Londres: Publicada por R. H. Porter. Vol 2 (1888-1904): 382

Pereyra, J. A. (1932). Los caprimúlgidos (dormilonas, golondrinas nocturnas o atajacaminos). Hornero 005 (01): 041-046 (enlace)

Sick, H. (1997). Ornitologia Brasileira. Editora Nova Fronteira, Rio de Janeiro, Brasil; 412-421

The New Encyclopaedia Britannica (1998). (15º Ed.) Vol 15 Macropedia: 78-81

Narosky T. & Yzurieta D. (2010). Guía de Identificación de Aves de Argentina y Uruguay. Vázquez Mazzini Editores: 41

De la Peña, M. R. (2010). Aves Argentinas. EUDEBA (1º Ed.) Santa Fe, UNL; CABA; Vol 1: 326-329

Bodrati, A. & Areta, J. I. (2010). Dos nuevos dormilones para la avifauna argentina (Chordeiles acutipennis y Caprimulgus maculicaudus) y comentarios sobre hábitat, comportamiento y geonemia en Paraguay. Hornero 025 (02): 067-073 (enlace)